Sergio Larrain, PERÚ. Pisac. 1960. Vagabondages




















http://www.rdnattural.es/
«No te desanimes con el texto egipcio; éste es el momento para aplicar el precepto de Horacio: una letra te llevará a una palabra, una palabra a una frase y una frase a todo el resto, ya que todo está más o menos contenido en una simple letra. Continúa trabajando hasta que puedas ver tu trabajo por ti mismo».

-Jean-François Champollion-

jueves, 24 de septiembre de 2015

3-SU SECRETO











   ¿Qué es desde afuera y qué es desde el corazón?

No hay respuesta posible a eso. Quiero decir que no hay minguna línea que prefigure en qué sitio empieza mi corazón. Que sea mi corazón.

Y su estallido no es el encubridor, sino que es el que vela lo que el silencio encubre. Lo hace saltar a la calle donde se queda libre de las palabras. Por eso habla otro idioma, por eso nadie lo ve. Y yo debo saberlo.

Yo repito esas frases; le hablo a las frases y las frases me hablan a mí, y entre nosotras continuamos en nuestra historia. Hubo otra frase un día de estos que construyó el desde afuera: la voluntad va delante, la decisión va delante, la separación va delante, aunque para ello no quede en mí más que resina.

La palabra olor y la palabra resina, en esa frase van juntas, pero yo no conozco el olor de la resina, y el día que la escribí, yo dije encina. Y dije encina porque quería decir árbol. Y dije árbol porque quería decir olor. Y dije puño porque quera decir polvo. Y dije encina, polvo, árbol porque queria decir amor, y no dije amor porque decía sol. O tal vez sí conozca su olor y se me haya olvidado y tenga que decir todo eso para vivir.






Pilar García Puerta








2- RESINA (SU SECRETO)




RESINA







   Soy un grano perdido en la igualad de los granos, y arena, y arena.
Voy, no voy, yo no es que vaya, sino que a veces, hay veces que llega un viento que me lleva en arena y creo que llego a otro país.

Yo sólo creo, me creo pero no estoy, ¿dónde he llegado? A veces muevo estos puños y creo haber golpeado algo más que resina, creo haberme escuchado, creo entender un ruido como de pasos, sonidos como de voces, un movimiento como de infinitud.

Un agarrarme, a veces, oigo mis brazos y creo ver filas, columnas, pirámides y hasta piedras. La inicial de las formas.

Oigo los remolinos, siento en la oscuridad y también siento en la claridad. Oigo a veces los cìrculos, soy circular, giratoria, y el aire corta, atraviesa, esparce, hincha el habitáculo de las letras, el habitáculo de las calles, el habitáculo de los tiempos, el habitáculo donde acalla una sombra.

Tomo esa sombra, me crezco y me desvanezco, me fisuro, me anuncio, digo de mí lo que la sombra, que persevera, tiene y contiene. Ella, tan plena, llena siempre de nadas, llena de ti, plena de mí, distinta como los ojos de los zarzales, como los dedos de las espinas, como los ecos de las paredes, como los ángulos del silencio que hacen silentes y siempre viejos e inmensamente anhelados y abandonados, todos los días.






Pilar García Puerta












jueves, 10 de septiembre de 2015

4-ESTALLIDOS (SU SECRETO)





ESTALLIDOS






   Pero tú ya no quieres el ser, tú ya no quieres el no ser. Pero tú ya no quieres vacíos. Pero tú ya no quieres las sombras. Tú no quieres las no sombras. Tú sólo quieres un sol, un pedazo de sol, un sol ardiente sin que sea ni sol ni no sol, sin que no arda o sí arda. Tú no quieres esencias, no quieres las turbulencias, ni tampoco quieres la paz, tú no quieres la no paz. Ni quieres tampoco el olvido, tú ya no quieres ni hacerte ni deshacerte. Tú no quieres palabras ni no palabras. 

Tú quieres empequeñecer y desaparecer y ni principio ni fin, nada de nada, estallidos. Ni quieres tampoco empezar ni no quieres empezar, sólo el reverso, el pie subiéndose a las palabras sin conocer las palabras.  

Tergiversado el tiempo, confundido, desenmarcado como un antiguo próximo tú.





Pilar García Puerta









Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...